Comentábamos cómo BYD tomaba la delantera del mercado automovilístico mundial. El ritmo de los de Xi’An no pasa desapercibido, y sus vecinos de Samsung se apuntaron una gran inversión comprando parte de la compañía automovilística por 500 millones de dólares. Con una valoración de unos 20.000 millones en el mercado, la adquisición rondaría el 4% de la compañía, pero la cantidad podría ser superior.

El gigante peninsular tiene una gran presencia industrial, es uno de los mayores conglomerados del mundo y de los actores más importantes en industrias pesadas y de precisión. A todas luces, se trata de una boda perfecta. Samsung se asegura ser el proveedor de electrónica y componentes para el mayor fabricante independiente de automóviles eléctricos mundial, y pone otro pie de forma firme dentro de una industria en claro ascenso.
ventas vehiculos electricos 2015.001

Los analistas no dudan: China será el mayor mercado de vehículos eléctricos a nivel mundial como ya lo es de tantas otras industrias. Por mero tamaño y crecimiento de la economía, las grandes urbes del este chino son ya uno de los faros que muestran el camino al resto mundo en este aspecto.

La alianza de BYD y Samsung les permitirá enfrentarse mejor a los retos del mercado futuro

La potencia asiática espera tener unos 5 millones de vehículos eléctricos en las carreteras en cuatro años. La cifra puede asustar, teniendo en cuenta que en 2015 se vendieron solo 150.000 coches eléctricos en el país. Puesto en perspectiva las cifras son más modestas, un 2-3% del total del parque automovilístico: los ciudadanos chinos conducirán cerca de 200 millones de vehículos distintos en 2020.

Los movimientos de Samsung en el Internet of Things, su enorme capacidad industrial de baterías, la producción y diseño de procesadores propios y su gran inversión en redes móviles de nueva generación 5G, aportarán diferenciaciones claves a BYD. No solo eso, permitirán a BYD hacerlo mejor frente a Tesla, que pretende poner 300.000 coches en el mercado de su Model 3 en 2018, y parece llevar la delantera en sus vehículos en cuanto a software se refiere.

La entrada de Apple en el mercado de los automóviles no parece que llegue pronto, pero podría revolucionar el mercado con algún tipo de acercamiento distinto. Para BYD, tener a Samsung de aliada es tanto un escudo como una espada que le ayudará a retener el cetro global de fabricantes de coches eléctricos.

Fuente: https://hipertextual.com/2016/07/samsung-byd